> BLOG >> RESULTADO*

Regresar
La madurez sexual en tu cachorro.

¿Cuándo empieza el celo en una hembra? ¿Cómo saber si puede embarazarse o si ya lo está? ¿Si esterilizo a mi perro lo estoy privando de algo importante en su vida?

Seguro alguna o todas estas preguntas han pasado por tu cabeza y probablemente hayas escuchado muchos de los mitos que giran en torno a la vida sexual de los perros: que tienen que cruzarse porque si no se vuelven locos, que si una perra no tiene cachorros puede darle cáncer, etc.

La realidad es que los perros no tienen una sexualidad como la concebimos los humanos, es decir, para ellos la única función del sexo es la reproducción y su reacción ante un estímulo sexual es meramente instintiva, no corresponde a una búsqueda del placer. Así que la respuesta a la pregunta de si los perros son animales hipersexuales o los privaremos de una experiencia importante en su vida al castrarlos es: no.

De hecho, al esterilizarlos podemos disminuir los riesgos de ciertos padecimientos (como el cáncer de mama en las perras) y algunas conductas agresivas o dominantes en los machos.

La hembra

Una perra alcanza su madurez sexual con su primer celo alrededor de los seis y los diez meses de edad, aunque hay casos en que puede aparecer hasta el año y medio, sobre todo en razas grandes. La edad reproductiva óptima es a partir del segundo celo y antes de los seis años.

El celo o ciclo estral de las perritas se divide en cuatro fases de actividad y descanso hormonal que se repiten periódicamente, generando las condiciones necesarias para la reproducción. La primera fase se llama proestro, en ella la perra aún no es receptiva, pero empieza a sangrar, aumenta el tamaño de su vulva y orina más frecuentemente para dispersar sus fermonas (dura entre siete y diez días). A esta etapa le sigue el estro, que es cuando la perra permite el apareamiento (su duración es de nueve días aproximadamente). Las dos últimas fases sólo se distinguen si la perrita está preñada: el metaestro, que dura de dos a dos meses y medio, abarca la nidación, gestación y lactación, mientras que el anestro comienza con el parto y termina con el siguiente proestro (es la etapa ideal para la esterilización).

El macho

La madurez sexual del macho se alcanza alrededor del año de edad. Los perros siempre están dispuestos para el apareamiento cuando están cerca de una perrita en celo.

La monta

La decisión de reproducir a nuestros canes debe tomarse con mucha responsabilidad, pues si lo hacemos a la ligera podemos estar propiciando que un perrito más termine abandonado en la calle si no lo ubicamos en una casa donde lo cuiden, respeten y amen cuando ya no sea un tierno y lindo cachorro o muerda las patas del sillón.

La monta comienza por el cortejo, donde el macho y la hembra se olfatean. Si ella está en el estro, acepta al perro.

Para que la perrita quede embarazada debe estar en la etapa del estro del celo. La manera más efectiva para determinar si se encuentra en ella es mediante una citología vaginal y un examen que mida la tasa de progesterona en sangre.

Los signos del embarazo aparecen aproximadamente al mes de la monta: el carácter de la perra cambia, sus ubres se inflaman, tiene una secreción vaginal y su abdomen comienza a crecer. Es en este momento en el que hay que llevarla al veterinario para que le realice una ecografía que confirme el embarazo y nos asesore respecto a los cuidados y requerimientos de la perrita en esta etapa.




VER MÁS NOTAS