> BLOG >> RESULTADO*

Regresar
Mi perro y su Mala Conducta: VIII Ladrar excesivamente.

En esta ocasión nos toca hablar sobre: Mala Conducta: VIII Ladrar excesivamente, otro fragmento del capitulo 5 del libro ?Guía para un perro feliz? de César Millán.

La naturaleza del perro es ladrar como forma de comunicación, por muchas causas y significados posibles. Puede ser la respuesta de un estimulo súbito o una alerta pidiendo ayuda. Sin embargo el ladrido no se usa para comunicarse dentro de la manada, siempre es por un estimulo externo. El ladrido no se debe suprimir, ya que es muy útil en el momento y lugar correcto. El problema es cuando nuestro perro ladra sin motivo aparente y constantemente, o que siga ladrando después de que haya pasado el momento apropiado. Además este ladrido excesivo puede dañar las cuerdas vocales del perro, ocasionar problemas con los vecinos, e incluso multas o confiscación del animal.

Causas del ladrido excesivo:

Una de las principales causas del ladrado excesivo es la energía sin canalizar, frustración, ansiedad por separación o aburrimiento.

Como superar los ladridos excesivos:

Si tu perro no deja de ladrar cuando no estas en casa, es una señal de ansiedad por separación, la clave para eliminar o reducir los ladridos cuando no estas en casa es equilibrando al perro con la formula de satisfacción: ejercicio, disciplina y afecto, en ese orden.

Si tu perro ladra cuando estas presente, usted puede controlar este caso de forma más fácil, comenzando con mantener la calma mientras corriges el problema, no debes corregir al perro gritándole a toda voz: ¡NO! Corrije a tu perro con una mirada o un sonido como ?¡Tsch!?, o un ligero toque.

En nuestra siguiente entrada hablaremos sobre: Mala conducta Ansiedad por separación.




VER MÁS NOTAS