> BLOG >> RESULTADO*

Regresar
Desungulación en gatos.

Lo primero que debemos saber al respecto es, ¿Qué es desungular?

Esta operación es la eliminación de las uñas del gato mediante una operación quirúrgica.

La operación es complicada ya que consiste en amputar la última falange del dedo del gato, base del tendón retráctil y lugar del nacimiento de la uña. Con ella las uñas retractiles que habría utilizado a lo largo de su vida para rascarse, jugar, caminar y defenderse desaparecen para siempre.

Pero lo que realmente no se sabe son los problemas que le podemos crear a nuestro gato con la desungulación, porque además del dolor que provoca en los felinos la operación, estamos conduciendo al pobre animal a no ser capaz de defenderse en una vida diaria ni a tener una conducta normal, ya que los felinos usan sus patas y sus uñas para prácticamente todo. Las uñas son las herramientas más importantes de los gatos, son imprescindibles para ellos.

Las uñas participan en casi cualquier cosa que un gato hace mientras está despierto: al despertar, el gato clava sus uñas en el rascador y tira haciendo fuerza contra la resistencia de las uñas para estimular y tonificar la parte superior de su cuerpo. Jugando, sus uñas atrapan los juguetes, etc.
Con sus uñas el gato araña. Y los gatos necesitan arañar. Arañar es una actividad ligada a la naturaleza del gato. Un gato araña varias veces al día, con muchos fines: liberar estrés, marcar su territorio, ejercitar sus músculos, etc. Las uñas son el corazón de la actividad de arañar.

Las uñas también son necesarias para que el gato camine. Las garras cargan con todo el peso del gato. Los gatos se sostienen y caminan sobre toda la extensión de la garra. Cuando se amputa el extremo, como ocurre en una operación de desungulación, el gato se ve obligado a modificar su postura de acuerdo con este cambio.

¿Y todo esto porque se hace?

La razón más común es porque ?el gato estropea los muebles al arañar?.

Antes de desungular, existen mil opciones más, para empezar, educar al gato. Para ello se necesitan rascadores adecuados y paciencia para enseñar al animal donde sí y donde no hay que rascar.

Un rascador adecuado será aquel que tenga una altura mínima como el gato estirado y sea lo suficientemente estable para no moverse. Algunos tienen accesorios para motivar al gato a rascar allí o llevan catnip (hierba gatera). De hecho, los gatos rascan con asiduidad los lugares donde se lo pasan bien, así que jugando cerca del rascador y premiándole cuando lo use incrementas mucho la posibilidad de que lo haga allí. Así mismo conviene situarlos en zonas donde a él le guste rascar. También hay rascadores horizontales puesto que hay gatos que los prefieren.

Otras razones son: que el gato sea extremadamente agresivo; que conviva con personas enfermas que no coagulan bien la sangre (pueden tener complicaciones graves si el gato les araña) o gatos que conviven con niños. En todos estos casos, además del rascador, existe la opción de poner unas fundas a las uñas del gato. Esto se hace ?pegando? a la uña una funda que impide que el gato pueda hacer daño. Una vez cogido el truco y acostumbrando al animal, son fáciles de utilizar. No olvidemos también que la convivencia con gatos y niños/enfermos/ancianos/humanos en general debe ser recíproca y han de educarse a las personas para el contacto con gatos lo mismo que hay que educar al gato.

Ya son muchos los países que tienen prohibido por ley desungular y en muchos contratos de venta en criaderos o de adopción en protectoras hay clausulas que prohíben esta operación.

Países en que está prohibida la desungulación: Inglaterra, Escocia, Gales, Italia, Francia, Alemania, Bosnia, Austria, Suiza, Noruega, Suecia, Países bajos, Irlanda, Dinamarca, finladia, Eslovenia, Portugal, Bélgica, Brasil, Australia, Nueva Zelanda, Yugoslavia, Malta e Israel.

¿Tú que opinión tienes al respecto?




VER MÁS NOTAS