> BLOG >> RESULTADO*

Regresar
¿Tu perro roba comida? Averigua porque lo hace.

Algunos perros tratan de robar comida de la basura o de la mesa, cuando nadie mira. Otros incluso, hurtan la comida directamente de las manos de los niños distraídos mientras juegan en el parque. Esta conducta, además de poco saludable para el animal, puede hacer al dueño experimentar momentos de vergüenza, pero tiene una explicación. Es posible que el perro demande la atención de su dueño o que necesite actividades para evitar el aburrimiento.

Hay perros que nunca sienten saciado su apetito: siempre tienen hambre y están ansiosos por recibir más comida.

Un perro que come mucho vigilará al dueño mientras cocina, para encontrar recompensa en forma de alimento. O esperará cerca de la mesa cuando come la familia, en busca de un ofrecimiento comestible.

Si no recibe la recompensa que espera, no es extraño que el perro glotón trate de hacerse con su premio por sí solo. Es entonces cuando algunos perros se convierten en mascotas ladronas de comida: hurtan alimentos de la mesa, se apoderan de las raciones olvidadas por algún miembro de la familia o aprovechan para rebuscar entre los restos de alimentos que acaban en la basura de la cocina.

El perro ladrón de comida es propenso a padecer obesidad

No es extraño que un perro ladrón de alimentos sea propenso a padecer obesidad, ya que es fácil que ingiera mayor cantidad de comida de la que necesita. Un perro glotón no perderá la oportunidad de apoderarse de las raciones de alimento que queden a su alcance: aguardará atento mientras el dueño está en la cocina o abre la nevera, ya que quizá caiga al suelo algún resto que acabará, sin duda, en su poder.

¿Por qué roba el perro comida?

Diferentes motivos pueden llevar a una mascota a hurtar comida que no está, en principio, destinada para ella. La sensación placentera de llevarse a la boca un alimento distinto al habitual puede explicar, al menos en parte, el comportamiento de los perros.

Una comida nueva suele resultar más atractiva para el animal que sus croquetas habituales, por lo que la comerá con mayor ansiedad. Ofrecer al perro obsesionado por comer un alimento distinto de sus croquetas (queso, jamón y otros restos de comida de la familia) acentuará su voracidad.

El ?perro ladrón? puede ser un perro aburrido.

El aburrimiento explica, en no pocas ocasiones, el comportamiento que caracteriza a los perros ladrones de comida. Para un perro que cuenta con escasas propuestas de juego o de actividades, robar alimentos descuidados puede acabar por convertirse en una excitante propuesta.

El perro que se arriesga a atrapar el alimento que no es suyo logra, asimismo, otra recompensa de forma paralela:captar la atención de su dueño. Este premio puede resultar de un valor considerable para una mascota que pasa demasiado tiempo sola o que no recibe las atenciones que merece por parte de su amo.

Nuestra mascota necesita los largos paseos al aire libre y los juegos para mantenerse en forma y cuidar de su salud, tanto física como mental. El ejercicio ayuda al perro a gozar de una mejor calidad de vida y, si este se combina con actividades divertidas, puede conseguirse que, además de potenciar las cualidades corporales del animal, nuestra mascota ponga a funcionar su cerebro y se sienta más feliz y, a la vez, más cerca de usted.

Robar alimento como respuesta al estrés de quedarse solo.

Un perro muy dependiente, que siente un apego excesivo por su dueño, sufre cuando se queda solo en casa. Es lo que se conoce como ansiedad por separación: la mascota ladra de forma compulsiva, puede destrozar muebles en casa o hacer sus necesidades en sitios no apropiados para llamar la atención. O robar comida que no le pertenece.

No es extraño que una mascota demasiado dependiente, que lo pasa mal cuando llega el momento de separarse de su dueño, se apodere de objetos que le recuerden a su dueño cuando este no se encuentra cerca. Algunas mascotas que padecen ansiedad cuando se quedan solos en casa buscan prendas con el olor del propietario: como calcetines usados o zapatos. Otras mascotas, por el contrario, buscan nuestros alimentos abandonados.

Respetar los horarios de las comidas y de los paseos del perro favorece que la mascota recobre la serenidad. Estos cambios tratan de potenciar la felicidad de nuestro amigo y reducir la angustia que experimenta cuando llega el momento de la separación.

Consejos

·Vigile los hábitos alimentarios de su perro: no es extraño que un perro ladrón de alimentos sea propenso a padecer obesidad, ya que es fácil que ingiera mayor cantidad de comida de la que necesita.

·Recuerde que la sensación placentera de llevarse a la boca un alimento distinto al habitual puede explicar el comportamiento de algunos perros ladrones de comida.

·Ofrecer al perro que roba comida un alimento distinto de sus croquetas acentuará su voracidad.

·El aburrimiento explica, en no pocas ocasiones, el comportamiento que caracteriza a los ladrones de comida perrunos.

·Tenga en cuenta que el perro que se arriesga a atrapar el alimento que no es suyo logra, asimismo, otra recompensa de forma solapada: captar la atención de su dueño.

·Los robos de comida de su mascota pueden ser una señal de que padece ansiedad por separación.

·En caso de detectarse cualquiera de las conductas señaladas, no dude en consultarlo con su veterinario, quien le podrá aconsejar en cada caso.




VER MÁS NOTAS