> BLOG >> RESULTADO*

Regresar
Como mantener un hogar libre de pelo de tu mascota.

La limpieza de la casa cuando tienes mascotas no tiene por qué suponer un esfuerzo extra si se siguen unas pautas básicas que ayudan al mantenimiento de la higiene doméstica.


Los pelos son a menudo el caballo de batalla de los dueños de perros y gatos para mantener la higiene del hogar. A continuación te compartimos algunos tips para barrer y aspirar y lograr eliminar pelos y ácaros, así como algunas pautas para el aseo adecuado del perro y gato, que ayudan a preservar la salud de todos.

Un perro con una higiene adecuada no es una fuente de suciedad, sino de cariño y compañía.

1. Barrer y aspirar a menudo para eliminar los pelos del animal.

La escoba, la aspiradora y el trapeador son los mejores aliadas para eliminar el pelo que suelta el perro o gato en casa. Junto con el pelaje, el can elimina también piel muerta, que queda en suspensión y se posa en el suelo y los muebles.

Es aconsejable que la aspiradora tenga filtros contra los ácaros, que hay que limpiar después de su uso. Si funciona con bolsa, esta se debe desechar al finalizar la limpieza. En caso de optar por la escoba, es recomendable que sea de goma, ya que recoge mejor los pelos y las pelusas.

2. Usar un trapeador de microfibra contra la suciedad del perro o gato.

El trapeador idóneo para limpiar el suelo de una casa donde viven perros o gatos ha de tener propiedades absorbentes y antiestáticas, es decir, retener las partículas de polvo y suciedad.

3. Limpiar la suciedad que no se ve.

Cuando hay una mascota en casa, la mejor forma de eliminar la suciedad que no se ve -y con ella las bacterias- es usar una máquina de vapor a presión, capaz de alcanzar altas temperaturas.

En cuanto a los productos de limpieza apropiados para limpiar en profundidad con perros o gatos en casa, son recomendables los bactericidas neutros y productos con bioalcohol (alcohol tratado). Este tipo de limpiadores, además de desinfectar superficies como madera o cerámica, eliminan de manera eficaz suciedad y bacterias y no irritan las vías respiratorias.

De todas las maneras, no hay que caer en el error del exceso de asepsia.

4. Aseo adecuado del perro.

Un perro o gato que recibe sus pautas higiénicas de manera rutinaria no es una fuente de suciedad, sino de buena compañía. Algunos perros tienen un pelaje más complicado de mantener limpio y desenredado, por lo que es recomendable acudir al peluquero canino una vez al mes, en función de la suciedad. Si se hace una escapada al campo, puede ser aconsejable adelantar la cita.

Los perros que tienen un pelaje corto o de extensión mediana necesitan cepillados habituales para eliminar el pelo muerto, polvo y suciedad. Todo lo que se retire con el cepillo no acabará en los muebles, alfombras o sofás de la casa.

Un truco para impedir que el pelo del perro quede en la casa cuando se le pasa el peine es aprovechar las salidas al parque o al campo para cepillarle a fondo. Después, es importante recoger los pelos y tirarlos a una papelera. De esta manera, se evita que queden en casa partículas en suspensión que se adhieran a las alfombras o al mobiliario.

Un perro con una higiene bucal adecuada, vacunado y desparasitado es un animal sano y no una fuente de suciedad o enfermedades. El baño con productos específicos ayuda a mantener al perro limpio y a evitar el exceso de pelo y ácaros en casa.




VER MÁS NOTAS