> BLOG >> RESULTADO*

Regresar
¿Debe salir de casa mi gato?

El siguiente artículo tratará de responder unas dudas recurrentes que tienen muchos dueños de gatos.
¿Debo dejar salir a mi gato a la calle a expandirse? ¿Es feliz todo el día en casa? ¿Es más feliz un gato de exterior que uno de interior? A continuación trataremos de razonar y responder a todas estas preguntas para que de una vez por todas alcancemos un consenso respecto a este tema.

Y vamos a empezar intentando responder a la pregunta de los que dudan si un gato de interior es más o menos feliz que uno que puede salir al exterior. Frente a lo que afirman muchas creencias populares que están muy arraigadas porque vienen de muchos años atrás, los gatos que pueden salir a la calle no son más felices que los que viven en casa.

Los motivos por los que un gato puede estar triste distan mucho de ser poder o no poder salir de casa. Un gato estará triste porque pasa demasiado tiempo solo, porque su cama no está en un lugar tranquilo, porque su bandeja no está lo suficientemente limpia, porque no come lo suficiente, porque no recibe las atenciones que desearía,? pero por no poder salir a la calle, nunca. Sobre todo si todas sus necesidades básicas están perfectamente cubiertas.

Realmente pensar que el gato es infeliz por no poder estar en la calle es pensar desde el punto de vista del ser humano. Los gatos funcionan completamente diferente. Y aunque puedas que los gatos son curiosos y que en el exterior podrás ?descubrir? muchas cosas, los gatos con los descubrimientos que hacen por casa están más que satisfechos, y fuera no les espera otra cosa que peligros.

Porque un dato es claro y revelador. La esperanza de vida de un gato que está en la calle es de 4 años de media, mientras que la de los gatos domésticos ronda casi los 20 años. Ese dato nos tiene que hacer plantearnos muchas cosas.

Los peligros que acechan a los gatos en el exterior podemos imaginarlos, pero siempre es bueno recordarlos. Seguro que alguna vez hemos conocido a alguien que ha sufrido como su gato era atropellado, o hemos oído hablar de gatos envenenados.

También es posible que nuestros gatos se crucen con otros que por defender su territorio dejen malherido a nuestra mascota, u otros que se desorienten y no sean capaces de volver a casa. Es posible que cojan enfermedades que minen su salud y, en los casos más graves puedan acabar con sus vidas. Y por desgracia un largo etcétera que acecha a nuestras mascotas fuera de nuestros hogares.




VER MÁS NOTAS