> BLOG >> RESULTADO*

Regresar
Presentarle un gato nuevo a una familia con un perro.

Si vas a llevar a un nuevo gato a casa pero ya tienes un perro, debes tener otros puntos en cuenta para presentarlos.

Si tienes otros gatos, primero preséntales el gato nuevo a ellos.

Hazlo una mascota a la vez, y haz que el gatito nuevo se ajuste a tus gatos antes de dejar entrar al perro. El gato escuchará al perro y sabrá que hay otra mascota en la casa, pero si le presentas al perro primero, el minino se sentirá confuso y abrumado.
Si tienes varios gatos, preséntale primero al gato alfa.

Separa al gato y al perro por al menos una semana.

Dale tiempo al gato de acostumbrarse a su nuevo entorno antes de que conozca a tu perro. Una vez que esté cómodo en su cuarto seguro, habrá llegado el momento de dejar que tu gato y tu perro se conozcan.

Presenta a tu gato y a tu perro.

Mantén a tu perro con una correa cuando las dos criaturas se conozcan, para que sea menos probable que el encuentro sea agresivo y tu nuevo gato se sienta menos amenazado. Deja que el gato se acerque al perro bajo sus propios términos. Puedes abrir el cuarto seguro y dejar que el gato se aventure al nuevo entorno donde está el perro.
Deja que se olfateen y que den vueltas uno alrededor del otro. Mantente preparado a actuar si la situación se torna agresiva.

Deja que pasen más tiempo juntos.

Una vez que se sientan más cómodos, puedes soltar la correa. Vigila sus interacciones cuidadosamente y no los dejes solos cuando estén juntos. Ten especial cuidado si le estás presentando un perro grande a un pequeño gatito.

Evalúa si se están llevando bien.

Nuevamente, después de un mes, tendrás una idea de si tus dos criaturas pueden vivir en el mismo lugar. No tienen que ser mejores amigos, pero sí deben poder llevarse bien sin pelear o ser agresivos constantemente.
Si no se llevan bien sin importar lo que hagas, ha llegado el momento de encontrarle un nuevo hogar a tu gatito.




VER MÁS NOTAS