> BLOG >> RESULTADO*

Regresar
Entrena a tu cachorro para ir al baño.

Para esta tarea tan básica primero tienes que conocer el comportamiento de los perros, los perros no distinguen el bien del mal. Lo que un perro entiende es ?seguro? y ?peligroso?. Cuando tu cachorro entra a tu casa, no entiende que es un mal comportamiento orinar en tu alfombra. Para tu cachorro, la alfombra sólo es una extensión de por donde él camina. También es un lugar cálido y cómodo para estar

  • Enséñale a tu perro que orinar o defecar en la casa es inaceptable. Puedes lograr esto sorprendiendo a tu perro en el acto, no después de que ya ocurrió, sino mientras está ocurriendo. Castigar a tu perro después del comportamiento no deseado puede confundir a tu perro, haciendo el proceso de entrenarlo mucho más difícil.
  • Nunca castigues físicamente a tu perro. No sólo es cruel, sino que también inculcará malas asociaciones y por lo tanto un mal comportamiento, como arrastrarse debajo de algo para defecar y esconderlo de ti.

Conoce los límites naturales de su vejiga.

  • El entrenamiento para ir al baño entre las semanas 5 y 7 debería ocurrir mientras está con la camada, pues muchos comportamientos sociales benéficos son transferidos durante este tiempo.
  • El entrenamiento entre las semanas 8-16 debe ser consistente. Este es el tiempo cuando los cachorros aprenden que están en un ambiente seguro o peligroso. Haz el mundo de tu cachorro seguro y entrénalo consistentemente.
  • A las 16 semanas: Un cachorro usualmente puede aguantar hasta por 4 horas.
  • A los 4-6 meses: los cachorros en este grupo de edad por lo general pueden parecer ?medio? entrenados debido a su habilidad de distraerse fácilmente. Es probable que quiera explorar el mundo, lo que significa que perseguir a una palomilla puede causar que no haga sus necesidades cuando lo lleves a su lugar. Para ese entonces, un cachorro de 4 meses puede aguantar alrededor de 4 a 5 horas antes de necesitar ir al baño, mientras un cachorro de 6 meses puede aguantar hasta 6 o 7 horas.
  • 6-12 meses: La madurez sexual puede hacer que los machos levanten su pata para orinar en los muebles, mientras que las hembras empiezan a estar en celo. La vejiga puede aguantar 7 a 7 horas antes de que necesite ser liberada de nuevo.
  • 12-24 meses: Dependiendo de la raza, tu cachorro puede que no sea un adulto todavía. Con suerte habrás establecido un buen entrenamiento para esta etapa, pero si no, aún puedes hacerlo, incluso con perros adultos.

Toma en cuenta la raza de tu perro. 

  • Los perros más grandes tienden a ser entrenados más fácilmente que los pequeños, simplemente porque los pequeños tienen que ir más frecuentemente (con sistemas digestivos más pequeños). Sé perseverante entrenando a un perro pequeño como a un perro de cualquier otro tamaño y tendrás éxito.

Adquiere una casa o jaula para perros.

  • La casa apropiada es crucial para enseñarle al cachorro que es importante hacer lo suyo lejos de las áreas donde come y duerme. Un cachorro que no sea capaz de moverse de estas áreas puede aprender desde pequeño a ir donde quiera, porque eso es lo que le ha sido permitido siempre. La casa también le da seguridad, la mayoría de los perros aman acurrucarse en algo que los acuna, como una madriguera en un ambiente salvaje. Cuando estés en tu casa, deja la puerta abierta para que vaya cuando lo necesite.
  • La jaula puede ser del tipo que usas para transportar perros en un avión o una simple canasta de lavandería con una tapa sobrepuesta. Puedes ser creativo, pero básicamente tu perro no debe ser capaz de escapar. La mayoría de los cachorros y perros no harán del baño en su jaula.
  • Usa la jaula para encerrarlo por poco tiempo. Cuando necesites ir a trabajar, salir de la casa por un rato o realizar una actividad en la que no puedas llevar a tu cachorro, puedes ponerlo en su jaula. Cuando vuelvas a casa o termines la actividad, puedes sacar a tu cachorro inmediatamente y no darle la oportunidad de que haga del baño adentro.
  •  Nunca encierres al cachorro por más tiempo de estos límites naturales, o causarás que haga un desastre.

Usar una jaula es excelente para perros jóvenes.

En cierto punto en la vida de tu perro, probablemente tendrá que estar en una jaula. Ir al veterinario, viajar y hacer visitas a la estética requieren que tu perro esté dentro de una jaula. Es mejor acostumbrarlo mientras es joven.

  • Escoge un área designada para que tu cachorro haga sus necesidades antes de traerlo a casa. Este punto puede ser algún lugar en el jardín. Sea cual sea, mantén un compromiso firme de que sea ahí antes de que tengas al cachorro, para que no crees un mensaje inconsistente cambiando su lugar para ir al baño en el patio mientras te decides.

Desarrolla un horario. 

  • Ponerle un horario de comidas a tu cachorro durante el proceso de entrenarlo puede hacer que tus esfuerzos sean más exitosos. También, desarrollar un horario para llevar a tu perro afuera lo facilitará para ti. Siempre saca a tu perro 15 ó 20 minutos después de la comida, como un reloj.
  • Lo más importante cuando entrenes a un cachorro (o perro) es la consistencia. Si cambias tus acciones y lo que esperas, tu cachorro se confundirá y hará lo que le parezca apropiado en esa ocasión, sin importar lo que quieras que haga. Crea una buena rutina y asegura la previsibilidad.

Un cachorro debe ser llevado afuera inmediatamente (a un área fuera de la casa predeterminada):

  • Cuando se despierta por la mañana (o antes, si te despiertas antes que el cachorro)
  • Después de cada comida
  • Después de cada siesta
  • Antes de que se vaya a dormir por la noche

Cuando lleves a tu cachorro a casa el primer día, empieza a entrenarlo de inmediato. 

  • Después de que haya entrado a su nueva casa y alrededores, dale un trago de agua e inmediatamente llévalo afuera para que haga sus necesidades. Lleva al cachorro a un área que escojas antes de que lo lleves a casa.
  • Tan pronto como tu cachorro termine, felicítalo y llévalo adentro inmediatamente. Desde ese punto, lleva al cachorro al mismo punto cada vez y anímalo con un comando como ?haz del baño?, o ?apúrate? o lo que sea que elijas. Una vez que empiece, no digas nada más. Cuando termine, felicítalo y prémialo inmediatamente. Debes hacerle saber a tu perro que se está comportando correctamente.

Sé consistente usando el mismo comando para el proceso de entrenarlo.

  • Esto le permite al cachorro a asociar este acto con el mismo comando, lo que será de gran ayuda en el futuro, especialmente en un nuevo ambiente o locación cuando viajes, visites a amigos o parientes, etc. Que esté entrenado por completo es el resultado que estás buscando.

Involucra a todos.

  • Si vives solo con tu cachorro, este paso será más fácil. Si tu cachorro vive en una casa con más de una persona, asegúrate que todos estén siguiendo los pasos para hacer el proceso más rápido y fácil.
  • Retira el agua del cachorro en la noche. No le des agua después de alrededor de las 6:00 de la tarde, o tal vez tendrás que hacer más viajes para que pueda hacer sus necesidades.
  • Por último deja que tu cachorro ande libre por la casa con supervisión al principio. Permite que sean periodos más largos cuando estés seguro que te pedirá salir cuando tenga que hacerlo. Esta estrategia no debería tomarte más de dos semanas para que se acostumbre.
  • Una vez que tu cachorro esté entrenado y vaya a la puerta llorando cuando necesite ir al baño, estará entrenado por completo. Pero recuerda, si lo dejas solo en la casa y no hay nadie que lo saque, tendrá que hacer en un lugar dentro de la casa. No te enojes con el cachorro. Lo mismo aplica si ignoras al cachorro cuando te dice que necesita ir afuera. No es la culpa del cachorro, es tu culpa.



VER MÁS NOTAS